artistas 2021

Belkis Ayón

(La Habana,1967-1999)

Cuando comienzo a investigar sobre esta interesante y misteriosa cofradía, única en Cuba en sus recuerdos sagrados –por cierto muy enmarañados-puedo entresacar personajes que a mi modo de ver son los más importantes para transmitirles lo que deseo y estarán presentados en todos mis trabajos como: el hombre leopardo, designado e identificado con él las diferentes plazas y jerarquías de la sociedad, a Sikán, mujer que descubre el secreto y es sacrificada en aras de que este pasara a los hombres y no desapareciera. Sikán muere en vano, el secreto se apaga cada vez mas; este consistía en una voz, UYO UYO ANFONO voz sagrada producida por un pez descubierto por ella al regresar del río, el pez era la reencarnación del viejo rey llamado Obón Tanzé, Rey de Efigueremo quien en el mismo instante era la reencarnación de Abasí, DIOS SUPREMO. Muchos fueron los esfuerzos e intentos, para la transmisión de la voz sagrada pues cada vez esta se apagaba más. La ultima transmisión fue en el cuero de un chivo; ¡allí si! ¡allí si! Se oyó… “aquel sonido peculiar, espantosamente adorable…”3, la voz que vibra en el tambor sagrado EKUE.

Belkis Ayón

NOTA:

3. Cabrera. Lydia. La Sociedad Secreta Abakuá narrada por viejo adeptos. La Habana. Ediciones C.R, 1958.

Rocío García

(Villa Clara, 1955)

Conocida por ser una buscadora empedernida de la belleza y la perfección encuentra en el cuerpo su coartada ideal. Dueña de un dominio técnico impecable, ella no sólo es deudora confesa del autor de La danza, Henri Matisse, sino también de Bacon y del arte japonés, donde aprehendió el tratamiento minimal y sintético de los planos de colores. Esto, que puede parecer una simple apreciación formal es clave en su obra que, llena de historias y detalles, teatral debo decir, no es recargada, pero sobre todo porque esta delimitación y los conos de luz han permitido la confluencia de tiempos y espacios diferentes en una sola pieza, generando esa permanente sensación de secuencialidad que otorgan sus pinturas, influenciadas medularmente por toda la lógica y el imaginario del cine y el comic. Así ella crea historias en que la trama se desplaza de un lienzo a otro, o incluso dentro del propio lienzo, con una sutileza y desenfado inéditos.

Este elemento es crucial en su obra y la atraviesa de arriba abajo, de lado a lado y de esquina a esquina. Y es el escenario donde ella confía sus verdaderas obsesiones: las relaciones de poder y la constante simulación que este impone. La presencia de pasajes homoeróticos en sus pinturas, el sadomasoquismo de alguna manera escenas y las transacciones truculentas son elementos vestigiales en toda su producción. Pretextos de escalas micros para comentar un trazado mayor: la misoginia totalitaria y el control absoluto del poder. La conducta, por irracional o libertina que parezca, es metódicamente dosificada, milimétricamente administrada. Pero, es menester que lo diga, aunque lo homoerótico es una de las plataformas discursivas para tratar temas que lo trascienden, y aunque su obra no se agota en ese tópico, preciso destacar que no hay artista en la escena del arte cubano, ni antes ni ahora, que lo haya tocado, tangencialmente siquiera, con la descarnada honestidad, sistematicidad y valentía que lo ha hecho Rocio.

Plagadas de forcejeos entre opuestos, sus series, muy urbanas todas, están afincadas en una realidad puntual (incluso en hechos verificables) y con compendios fenoménicos que rehúyen al calor local, insertándose en una línea de reflexión que lo trasciende, mas allá del bien y del mal y de contextos específicos.

Elvia Rosa Castro

Fragmentos de: Rocío García. Beyond Eroticism, texto publicado en el catálogo de la muestra, Centro Cultural Español, Miami, EE.UU, 2018.

Evelyn Aguiar Sánchez

(San Antonio de los Baños, 1991)

Mi trabajo se presenta como una coraza a la memoria real e imaginaria en el inexorable contexto del aislamiento; donde el acto de escribir no tiene más justificación que la de confesar preguntas y respuestas; de convertir en imágenes los instantes poéticos de la vida; de hacer propios los objetos y los momentos azarosos de ella. Me interesa indagar en la quietud del movimiento y mi incansable necesidad de resucitar cada uno de mis recuerdos. El texto manuscrito y las imágenes se erigen en función de reproducir mi experiencia e imaginario visual, a través de trazos que explicitan las emociones más genuinas.

En obras anteriores me he concentrado en explorar mi relación con el recuerdo y su manera de representarse. Me motiva la analogía entre el tiempo y las costumbres del hombre, estas cuestiones han sido discutidas tanto desde el plano racional como desde el simbólico, marcando una trascendencia en la ciencia, la religión o el alma humana. Me valgo del referente personal, de la memoria histórica, de la ruptura del tiempo para cuestionar la presencia del “yo” en los eventos del pasado y del presente. Palabras como recuerdo e inamovible, si se escriben juntas solo se pueden entender como una metáfora en alianza permanente con el tiempo. Para mí la ausencia de estos instantes –en ningún caso triviales-, definen el estado temporal o duradero de las personas o cosas.

Evelyn Aguiar Sánchez

Tamara Campo

Tamara Campo articula una producción nada desdeñable, con voz propia, dentro del medio artístico cubano. Un hacer constante y sólido, al tanto de los más diversos escenarios y disciplinas, le permite incidir en la escena local como prolongar sus resultados fuera de esta.

(…)El punto de partida de dicho recorrido imaginario se encuentra justo en los años noventa cuando consolida las morfologías de su obra con prácticas enraizadas en la tradición del grabado y a la vez en su desmonte. Junto a otros renovadores de la disciplina, Tamara comenzó a utilizar las matrices más allá de las funciones puramente prácticas y reproductivas para convertirlas en parte de sus inquietudes expresivas. Los tacos xilográficos pasaron a ser pieza angular de los resultados a exponer en galerías y museos. La voluntad con arraigo en la simbología, el valor tropológico de las imágenes y las herramientas representacionales propias de ese decenio (…)

José Manuel Noceda Fernández

Fragmento de: Tamara Campo. Más allá del blanco

Liliam Domínguez

(La Habana, 1976)

La serie Mirror Stage o Estadíos del Espejo, refleja las múltiples realidades que se observan en las grandes ciudades debido al exceso de información. En ocasiones, esta saturación genera una dispersión mental y hasta espiritual que puede pasar desapercibida, pero que engendra un caos desprovisto de lógica o continuidad consistente. Esta serie fotográfica incita a reflexionar sobre el contenido de las imágenes, las cuales se conforman según la superposición y yuxtaposición de  eventos reflejados, tal cual, en el cristal de una vitrina o en una secuencia de espejos. Este resultado de imágenes sobre una superficie dimensional inamovible influye en la reconceptualización de nuevas realidades, en dependencia de la interpretación del otro, cuya mirada trataría entonces, de reacomodarlas cual si fuesen jeroglíficos. El resultado desprovee a la fotografía de una narrativa literal y la inserta en una categoría hibrida donde se funden lo real y lo imaginario dentro de lo pictórico.Liliam Domínguez

Lidice González Parrado

(La Habana, 1989)

Ensayo Fotográfico: VIDA

A pesar de que diversos países han conquistado el derecho al aborto (entre ellos Cuba), el sistema patriarcal imperante en muchos de ellos continúa siendo culpable de que muchas mujeres, una vez que deciden interrumpir su embarazo, sigan padeciendo, aparte de los traumas físicos, presiones sociales, dilemas éticos, religiosos, y daños psíquicos asociados a la contraposición vida/muerte. Vida, Ensayo fotográfico, persigue filtrar la realidad (antes, durante y después del proceso del aborto), a través del estado mental de su protagonista. Este, no busca encarnar a una mujer en particular en un contexto determinado, sino que muestra lo que pudieran ser los conflictos internos y contrariedades de  cualquier mujer ante esta decisión. Mediante la visualización de este conflicto, Vida también pretende sumarse a las estrategias de género es pos de la equidad social y la erradicación de desigualdades de esta naturaleza.

En el estado del arte de la fotografía en Cuba no se encuentran fuertes antecedentes directos sobre el tema; por lo cual también el presente ensayo de la fotógrafa y socióloga Lidice González resulta novedoso y necesario. Se conforma de 12 piezas verticales y en blanco y negro que imprimen un dramatismo coherente al asunto que pretende problematizar Vida. El orden de su presentación también juega un papel importante en la organicidad del ensayo, pues una línea de tiempo imaginaria entrelaza cada foto con la siguiente; todo ello con el objetivo dramatúrgico de otorgarle comienzo, punto de clímax y  final a la historia de ficción que resulta ser también esta propuesta fotográfica.

Yamel Santana Valdés-Hernández

Ailen Maleta

(La Habana, 1984)

El cuerpo en Ailen deviene en un hecho tautológico en sí, se convierte en un decir y decirse así mismo. Desde su materialidad e inmanencia se orquesta un horizonte narrativo en el que la artista va dando cuenta de las experiencias de su vida traducidas como experiencias de todas. Se cifra, por medio de él, una dimensión ontológica que acoge un amplio repertorio de subjetividades en fuga. Me refiero a ese cuerpo que no es siempre una situación física acotable, verificable y estable. Me refiero, por el contrario, a ese cuerpo que es materialidad histórica, construcción lingüística, esencia performática y desvío de la razón. Hablamos de un cuerpo que se presenta más como un problema que como una solución. Un cuerpo convertido en nudo significativo y significante, en unidad discursiva, en espacio especular, en territorio de la propiedad social. Ese cuerpo, precisamente, ha dejado ser propiedad de quien lo posee para relatar, por sí solo, la experiencia de un sistema que le obliga a la práctica de la obediencia y al consumo del hábito.

Esa relación subsidiaria y de vasallaje entre cuerpo y experiencia social, llevan a Ailen a pensar en él como una pantalla reflectante y reflexiva, una materia narrativa, un hecho performático, un oasis de posibilidad, un sitio, en definitiva, en el que poder ser libre. Su cuerpo queda suspendido en el umbral de la opacidad y de la transparencia. Ese cuerpo habla, grita, persuade, interpela, arrecia su condición de alteridad y vuelve al escenario de la representación como contenedor de todas las voces.

Andres Isaac Santana

Fragmento de: Yo soy otra (texto para el catálogo de la exposición Ánima) marzo de 2020

Lianet Martínez Pino

(Cienfuegos, 1993)

La obra que me ha interesado desarrollar, con independencia de la multiplicidad de soportes con que trabajo, es generalmente de carácter tridimensional; tanto en su naturaleza física en estructuras escultóricas o instalativas, como en su representación en la obra bidimensional. Mi práctica recoge desde esculturas de gran formato, instalaciones, pinturas matéricas y collages, hasta fotografías que rebasan el plano. En tal sentido, tienen un punto en común: el trabajo con el objeto como portador de simbologías y contenidos. Es a través de esta operatoria que canalizo mis ideas, las cuales parten de experiencias personales -propias o no- en interacción con el contexto cotidiano y vivencias más generales que conforman el proceso de trabajo.

Lianet Martínez Pino

Deylis Rodríguez Sabido

(Matanzas, 1999)

Asumo la práctica artística con la responsabilidad de atesorar un recuerdo. Los alegatos constantes en defensa de la memoria y la historia de los materiales tienden a volverse obsesivos como el coleccionismo en sí mismo. Retorno al origen tantas veces como puedo buscando cualquier pista que responda al valor y a la sacralización de la meteria. Me interesa la historia que a ojos de otros no existe, la historia silente que casi ningún oído escucha, la crónica de las cosas olvidadas, o sin “protagonismo trascendente” pero, con un pasado adherido y un porvenir cambiante, una suerte de huella que va perdiéndose en el espacio tiempo, una historia que se escribe traducida en el imaginario de alguien obsesionado por resgistrar, datar y conservarlo todo.

Deylis Rodríguez Sabido

Marianela Orozco

(Sancti Spíritus, 1973)

Sus piezas recrean con sutil levedad el peso de conflictos que han ocupado a filósofos del pensamiento débil, el discurso hegemónico o la razón cínica. Se trata de un modo de hacer arte fiel a una operatoria tan recurrente como inagotable: el contrapunteo simbólico de “opuestos cómplices”, recurso estratégico que se torna eficaz cuando logra hacerse visible para el espectador.

Los videos, documentaciones fotográficas, intervenciones públicas y performances de Marianela abordan los vínculos entre masa y poder, miedo y desahogo, fragmento y totalidad. El matiz de la estrategia radica en inclinarse por un diálogo entre el cuerpo íntimo y el cuerpo social, tratando de evitar el romanticismo trasnochado del arte poético impugnado por los defensores de un realismo conceptual (al estilo de Teresa Margolles o Regina José Galindo) tan implacable como la vida misma”.

Héctor Antón

Fragmento de: El eterno retorno de la fragilidad

Yoxi Velázquez

(Holguín, 1988)

Prefiere detenerse en obras de un marcado enfoque de género. Su mirada se centra en los clichés que acompañan las visiones de lo femenino, las relaciones entre el cuerpo como espacio privado y público y las relaciones filiales que se mantienen a lo largo del tiempo. Son todas imágenes de gran fuerza que seducen no sólo por los encuadres elegidos y los símbolos con que hace dialogar a su propio cuerpo, sino por la expresividad que le aporta el blanco y negro.

En conjunto, la obra de Yoxi Velázquez destaca dentro del panorama del arte cubano contemporáneo y en su marco generacional por la sobriedad en la ejecución, la concreción de problemáticas sociales que parten de lo individual para hablar de la colectividad, la sutileza de la metáfora, el enfoque de género y la dramaturgia escénica. Son historias de escenario.

Estela Ferrer

Fragmento del texto: Historias de escenario

Fuente CdeCuba Magazine: https://cdecuba.org/yoxi-velazquez/